Autogestión y anarcosindicalismo en la España revolucionaria (Utopía Libertaria nº 31) por Frank Mintz

Titulo del libro: Autogestión y anarcosindicalismo en la España revolucionaria (Utopía Libertaria nº 31)

Autor: Frank Mintz

Número de páginas: 434 páginas

Fecha de lanzamiento: August 14, 2018

Editor: Libros de Anarres

Autogestión y anarcosindicalismo en la España revolucionaria (Utopía Libertaria nº 31) por Frank Mintz

Descargue o lea el libro de Autogestión y anarcosindicalismo en la España revolucionaria (Utopía Libertaria nº 31) de Frank Mintz en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Frank Mintz con Autogestión y anarcosindicalismo en la España revolucionaria (Utopía Libertaria nº 31)

“La Revolución por la emancipación de los trabajadores, de acuerdo con una práctica no tarada, tiene que ser buscada cerca de nosotros,en la España de 1936-1939, cuyos aspectos sociales comienzan ahora a conocerse […]. Millones de trabajadores controlaban las fábricas y cosechaban y cuidaban los campos, transformando la economía de consumo capitalista en una economía de guerra, a pesar del sabotaje de los burgueses republicanos. Trabajadores en plena revolución, con sus contradicciones, sus discusiones, que sabían que ya no querían sufrir más, que trataban de conseguir una nueva vida, con el rechazo, de antemano y por experiencia, de la aprobación automática a sus dirigentes, porque en tales circunstancias «el orden, la disciplina» no es más que el arma de los traidores que desean desarmar al pueblo y restablecer la policía que protegerá sus propiedades. La Revolución sólo puede ser juzgada de acuerdo con un criterio: la situación de los trabajadores, el nivel de vida y el poder de los mismos. Y fue únicamente en España donde los propios trabajadores tuvieron bastante lucidez y fuerza, gracias a la formación anarcosindicalista, como para concretar en el ámbito de la economía su ideal de emancipación”.
Me formé no con una vocación de historiador profesional, sino por la necesidad de esclarecimiento y de crítica del pensamiento anarquista, tanto en Francia como en España, en su variante anarcocomunista crítica (y luego anarcosindicalista), que yo había adquirido en el grupo y en la revista Noir et Rouge.
Por otra parte, cuando leía descripciones de los koljoses y de las comunas chinas, tenía la impresión de leer textos ingenuos o que mezclaban verdades y mentiras. Pero leyendo las evocaciones de los colectivos libertarios españoles en autores reconocidos como Leval o Peirats, me invadía el mismo sentimiento. Estos compañeros estaban tan convencidos que se olvidaban de demostrar sistemáticamente los progresos económicos.
En 1963, presenté un estudio universitario en castellano sobre la colectivización durante la guerra civil española 1936-1939, adoptando un enfoque resueltamente crítico, sin triunfalismo en las estimaciones cifradas y con descripciones de las contradicciones eventuales entre la teoría y la práctica. La traducción se publicó en francés en 1970, en 1976 con más documentación y el texto español ampliado fue publicado en 1977 en Madrid, La autogestión en la España revolucionaria. En 1999 hice en francés una síntesis, reduciendo los cuadros económicos y dando más espacios a la reflexión. La obra actual (editada en Madrid en 2006) pretende reunir lo mejor de los escritos precedentes.
Paralelamente, trabajé de docente en la periferia de París, con una fuerte vinculación con el movimiento libertario francés y la emigración cenetista, luego parte de la emigración búlgara y con una relación familiar y viajes a la “República Popular de Bulgaria”. Al ver la asimilación del marxismo leninismo y del “socialismo real” desde el interior , al igual que al conocer por dentro el capitalismo europeo y parte del latino americano (en Cuba en 1960, Argentina desde 2004), quedé persuadido de la estupidez económica y social de ambos sistemas –el capitalismo y el modelo soviético vigente todavía en Cuba, Corea del Norte y China (sin ver ni conocer mejoras de calidad para la gente de a pie entre 1950 y 2008).
Con militancia sindical en la CNT de Francia (desde 1994), mi ideología no es el anarquismo que suele reunir en un mismo conjunto tendencias dispares, con inevitables roces y frenos para unas y otras. Prefiero decirme anarcosindicalista, sabiendo que la conducta solidaria y de acción directa importa más que la etiqueta, tal y como se vio en la España de 1936 y se nota en la Argentina actual.
Frank Mintz

Los más vendidos Libros